En este apartado encontrarás información sobre los mecanismos inmunitarios implicados, el papel de la macrobiota vaginal,  en la infección por VPH y el desarrollo de CIN y cáncer cervical.

El estudio de los microorganismos que habitan en nuestro cuerpo ha sufrido un espectacular avance. Aunque queda mucho por investigar, hoy se sabe que estos microorganismos forman parte de procesos fisiológicos fundamentales como la función nutritiva o inmunitaria, y que trabajan de forma simbiótica con nuestro organismo.

LA MICROBIOTA VAGINAL

La Microbiota vaginal parece tener un papel importante en el contagio y persistencia del VPH en la vagina humana, así como en el consiguiente desarrollo y progresión de CIN.

El deterioro de la barrera epitelial vaginal puede ser un importante mecanismo impulsor de la infección. Las funciones más conocidas de la microbiota están relacionadas con procesos fisiológicos como el desarrollo de la inmunidad, la resistencia o susceptibilidad a infecciones, o la biodisponibilidad de nutrientes.

Concretamente, en el medio vaginal:

  1. Contribuyen a la integridad de la mucosa (la pared vaginal) y a su funcionamiento correcto.
  2. Compite con otros microorganismos que potencialmente sean patógenos, impidiendo la adhesión a las mucosas para que no puedan infectar, o disminuyendo su sustrato alimenticio.
  3. Degradan sustancias extrañas que puedan ser dañinas al medio.
  4. Producen sustancias antimicrobianas.

La estructura de la macrobiota vaginal es dinámica y se puede dar el caso de transiciones entre diferentes tipos de de estados de comunidad (CST). Los factores que influyen en la composición de la Microbiota vaginal son:

  • El origen étnico: las mujeres caucásicas y asiáticas quienes muestran una prevalencia significativamente superior de microbiota donde predomina la bacteria Lactobacillus spp., en comparación con las de origen hispano y negro
  • Los factores culturales y sociales: las prácticas de higiene íntima durante la menstruación; las duchas vaginales…
  • Los hormonas femeninas: nacimiento, menarquia, edad reproductiva, menopausia,  anticonceptivoshormonales
  • Tabaquismo

Tipos de microbiota vaginal

El perfil microbiano vaginal de cada mujer se clasifica en base a cinco “tipos de estados de comunidad” (CST) los cuales se han empleado en muchos estudios.

  • Los tipos CST I, II, III y V están caracterizados por el predominio de Lactobacillus crispatus, L. gasseri, L. iners y L. jensenii, respectivamente, y tienden a mostrar una baja diversidad de especies y homogeneidad.
  • El tipo CST IV normalmente no incluye Lactobacillus spp. y, en su lugar, es rico en anaerobios estrictos, entre los que se incluyen Gardnerella, Megasphera, Sneathia y Prevotella. A menudo está asociado a vaginosis bacteriana (VB), una infección polimicrobiana caracterizada por una estructura de comunidad microbiana similar.

En la mayoría de las mujeres, los gérmenes predominantes en la microbiota vaginal son los Lactobacillus  (>70% de las mujeres), aunque existe un grupo en el que pueden ser dominantes otras bacterias, de las llamadas anaerobias estrictas (Gadnerella, Atopobium, Prevotella, etc.), sin que el aislamiento de estas especies implique directamente la existencia de un proceso patológico. En este último grupo (27% de las mujeres) se encuentran sobre todo mujeres afroamericanas y latinas, lo cual indica que pudiera existir una relación entre la genética y el tipo de microorganismos que colonizan el cuerpo humano.

 

Lactobacillus

Los más frecuentemente encontrados en la vagina son acidophilus y/o fermentum, y más específicamente L. crispatus, L. gasseri, L. iners y L. jensenii.

Lactobacillus spp. vaginal evitan la colonización de las especies bacterianas manteniendo un pH bajo al producir grandes cantidades de ácido láctico. (Se ha demostrado que un pH vaginal superior a 5 está relacionado de forma significativa con un aumento del 10-20 % del riesgo de dar positivo en VPH en mujeres premenopáusicas.) 

La falta de éste puede poner en riesgo esta barrera permitiendo la entrada del VPH y pueden facilitar una infección viral persistente y, consecuentemente, el desarrollo y progresión de una patología.

Los Lactobacillus han demostrado en numerosos estudios que son capaces de realizar estas funciones.

 Lactobacillus Crispatus

Está asociada a un estado saludable y rara vez coexiste con otras especies de bacterias en un ecosistema, de modo que tiende a ser o fuertemente predominante o, por el contrario, inexistente.

Las mujeres con esta estructura de microbiota no solo tienen el pH más bajo de los 5, sino que también tienen menos probabilidades de contagiarse con infecciones bacterianas de transmisión sexual, con el virus de herpes simple tipo-2, con el VIH y con el VPH.

L. Gasseri

Se ha asociado a la eliminación rápida de aquellas infecciones incidentales por VPH. Esta especie, junto con L. crispatus, también han demostrado ser citotóxicas para las células cervicales infectadas por el VPH-18  pero no así para las líneas celulares sanas.

Lactobacillus Liners

También se ha observado que es a menudo predominante cuando está presente la infección por VPH y CIN

Bacilo G. vaginalis

A menudo está presente en proporciones elevadas en el cérvix de las adolescentes, altamente susceptible al VPH.

Bacteria Sneathia spp

Se ha identificado a menudo asociada a una infección por VPH, así como al CIN y al cáncer cervical.

 

TERAPIAS COMPLEMENTARIAS

Apoyo inmunitario: probióticos, homeopatía y alimentación

Actualemtne NO existe ningún tratamiento farmacológico curativo en los caso de diagnóstico de una infección por HPV, pero un sistema inmunitario fortalecido, una microbiota vaginal equilibrada, una alimentación saludable, ejercicio, evitar el estrés y descansar, pueden ayudar a que tu cuerpo expulse el VPH.

 

1- PROBIÓTICOS, PREBIÓTICOS Y VPH

La Organización Mundial de la Salud define los probióticos como “microorganismos vivos que, al administrarse en cantidades suficientes, aportan al huésped beneficios para su salud”.

El empleo de los probióticos para ayudar a eliminar el VPH, en base a estudios in vitro e in vivo,  representan, sin lugar a dudas, un atractivo y novedoso enfoque terapéutico para tratar el cáncer cervical.

La evidencia científica refrenda el uso de productos probióticos conteniendo lactobacilos como suplemento de los tratamientos específicos en mujeres con vaginosis bacteriana. Se ha demostrado que esta práctica incrementa las tasas de curación y disminuye las recidivas de la vaginosis. De hecho, las más actuales guías recomiendan la prescripción de probióticos, 2-3 días después de finalizado el antibiótico, para mejorar la tasa de curación, y la extensión de su uso en una pauta continua para reducir las recidivas.

 

Papilocare

Se trata de un gel vaginal indicado para la prevención y el tratamiento de las lesiones causadas por el VPH. Está formulado con ingredientes naturales (ácido hialurónico, Coriolus versicolor, Azadirachta indica (Neem), Betaglucanos y Centella asiática). Su principal activo, el Coriolus versicolor, es un hongo de origen chino que ayuda en la regresión de las lesiones intraepiteliales escamosas de bajo grado. Además, la aplicación intravaginal de Azadirachta indica (Neem) ha mostrado efectos sobre la negativización del VPH.

Los resultados de los estudios preclínicos y clínicos, en los que PAPILOCARE gel vaginal ayuda a la activación de la respuesta inmunitaria innata a nivel local, representan indicios consistentes de que PAPILOCARE interfiere positivamente en 3 de las circunstancias implicadas en la persistencia de la infección por VPH”, explica el Dr. Damián Dexeus (Women’s Health Institute de Barcelona).

2- HOMEOPATÍA

La MI es una terapia que se centra en la modulación homeopática de las funciones inmunitarias mediante el empleo de citoquinas muy diluidas y Acidos Nucleicos Específicos (SNA) elaborados según la farmacopea homeopática.

Micro-inmunoterapia: Tratamiento con 2LPAPI

2L PAPI es un tratamiento homeopático que contribuye a reequilibrar el sistema inmunitario y así ayuda al organismo a eliminar el virus.

Este medicamento complejo actúa frente a los serotipos 6, 11, 16, 18, 31 y 33. El 2L®PAPI es un tratamiento sublingual secuencial, que se administra en secuencias repetidas de 5 días.

Los resultados obtenidos permiten concluir que 2L®PAPI es un producto muy recomendable como tratamiento de primera elección en las infecciones por HPV.

 

3_ ALIMENTACIÓN

La alimentación puede ser nuestra mejor aliada para fortalecer nuestras defensas y prevenir que padezcamos una gripe durante este invierno. Por eso, debemos prestar especial atención a lo que comemos durante esta época del año, particularmente propensa a la inmunodepresión.

La mejor dieta es aquella que es equilibrada y que se combina con un estilo de vida saludable. Pero es que además, si introducimos en la misma ciertos alimentos de temporada que conllevan un fortalecimiento de nuestras defensas estaremos ayudando a nuestro sistema inmunológico a defenderse frente a los agentes externos que puedan debilitarlo. Por ello siempre es recomendable que, además de tomar un antigripal en el caso de que estemos ya enfermos, añadamos a nuestra cesta los siguientes alimentos:

Cítricos

Frutas como el limón o la naranja, al igual que las verduras de hoja verde como las espinacas, son ricas en Vitamina C. Ésta ayuda a aumentar y fortalecer las defensas, además de a aliviar los síntomas en el caso de que ya hayamos contraído una gripe o resfriado. Te verde. Incluye por lo menos dos tazas de te verde al dia y de preferencia si es de hierba (no de bolsita). Esta infusión ayuda a controlar los VPH.

Manzana Verde. Es su alto porcentaje en vitamina C y B además de los antioxidantes que posee los que hacen que sea un gran aliado para eliminar el virus del papiloma.

Zumo de Zanahoria. Los jugos naturales son muy efectivos para ayudarnos a librarnos del virus. Gracias a su alto contenido en antioxidantes y vitaminas que refuerzan al sistema inmunologico. Aumentar el consumo de sustancias antioxidantes. Para ello debe comer mucha fruta y verdura: el tomate, de preferencia cocido es rico en un antioxidante llamado licopeno; otros alimentos ricos en antioxidantes son las frutas y vegetales rojos y amarillos (ricos en betacarotenos).

Ajo y cebolla

Ambos tienen un componente antiviral y antibacteriano que nos protege de contraer infecciones. Además, no sólo incrementan nuestras defensas sino que también mejoran nuestra respuesta frente a virus y bacterias y favorecen el proceso de curación.

Alimentos antioxidantes

En este grupo podemos incluir frutas y verduras como la remolacha, el brócoli, o la granada. Su poder antioxidante impide el efecto perjudicial de los radicales libres en nuestro organismo, además de ayudar a eliminar las toxinas y fortalecer el sistema inmune.

Huevos

Este alimento contiene dos minerales esenciales para nuestras defensas, que son el zinc y el selenio. Además, su composición es muy rica en vitaminas, ácidos grasos y proteínas de alto valor bilógico, por ello es recomendable incorporarlos a nuestra dieta si queremos prevenir una infección.

Alimentos fermentados

Las bacterias vivas que contienen son una fuente de probióticos, que nos ayudan a potenciar el buen crecimiento de la flora bacteriana, produciendo efectos beneficiosos no sólo en el sistema digestivo, inmunitario y en el resto del organismo. En este grupo se encuentra el yogur, el queso y nuevos productos que se están introduciendo en nuestra dieta como el kéfir.

Alimentos ricos en vitaminas A, B y E

En los alimentos rojos, en los vegetales verdes y en otros productos, como la zanahora y la calabaza, podemos encontrar la vitamina A, un componente que ayuda a mejorar la inmunidad de nuestra piel. En cambio la B (B1, B2, B5 Y B12), que sirve para aumentar nuestras defensas, está más presente en legumbres y cereales, además de en lácteos o en determinados pescados. Un efecto que también produce la vitamina E, que podemos encontrar por ejemplo en el aceite de oliva o en los frutos secos.

Jengibre

Como complemento, podemos incorporar esta raíz de la cocina asiática, conocida por sus propiedades medicinales. Además de ayudar al sistema digestivo y circulatorio, el jengibre también combate los virus y bacterias dañinos, ya que es rico en nutrientes como el potasio, la niaciana y la vitamina C, además de contar con propiedades expectorantes, antitusivas y antiinflamatorias, lo que nos puede ayudar a combatir varios de los síntomas de la gripe o el resfriado.

Hojas verdes

En general todas las hojas de color verde oscuro como la acelga, espinacas, berro, perejil, etc. Son excelentes elementos que nos ayudan enormemente a eliminar el virus del papiloma humano de nuestro cuerpo. Son alimentos ricos en ácido fólico. Algunas de las principales fuentes alimentarias de ácido fólico son los vegetales de hojas verdes (que se deben consumir crudas o poco cocidas), el hígado, los granos integrales, los cítricos, las nueces, las legumbres y la levadura de cerveza.

Consumir alimentos ricos en fibra vegetal.

Evitar comer o comer poco carnes en conserva (jamones y similares) y reducir el consumo de carnes rojas.

 

 

¿Quieres más información?

Si tienes alguna duda, no dudes en contactar con nosotros. Te intentaremos responder lo más pronto posible.

Enviando

©2018 viruspapiloma.cat®

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?